Conocé más sobre Estancia La Suerte


La Suerte

Quesos La Suerte es un emprendimiento de la familia Lacau, afincada en el Oeste de la provincia de Buenos Aires y dedicada a los negocios agropecuarios desde comienzos del siglo XX. Pedro e Isabel, pioneros de la empresa familiar actual, se instalan en 1965 en un campo del partido de Lincoln al que llaman La Suerte. Es allí donde esta historia comienza. Asiduos viajeros y amantes del buen queso, los Lacau encienden el deseo de transformar la leche de su propio tambo en quesos de excelente calidad como los que probaban en sus viajes. Después de mucho investigar, hacia el año 2000 llega la oportunidad de hacerlo, de la mano del ingeniero y Maestro Quesero Pablo Battro. Con la participación de Alejandro Arning, actual responsable de fábrica, y utilizando leche del tambo de Estancia La Suerte, se elabora el primer queso. Siguiendo con la tradición europea en la que los quesos llevan el nombre de su terruño, se lo bautiza Lincoln: el Lincoln de La Suerte. Desde entonces, un camino de aprendizaje y una cadena de trabajo respetuosa de la tierra, de la calidad y de la gente.

ACERCA DEL CORTE

Algunos principios básicos: es preciso cortar el queso que se va a comer, y comerlo todo (es decir, no guardarlo cortado). A nadie debe tocarle solamente el centro o la parte cercana a la cáscara, todos los pedacitos deben tener parte y parte. Si uno considera este aspecto, es sencillo darse cuenta de qué manera conviene cortarlo según la forma de cada queso.  

CON QUÉ SE CORTA EL QUESO

Los instrumentos para cortar queso deben cumplir con un par de normas. Tienen que hacer al queso fácil de cortar; si estamos ante una horma grande, la hoja del cuchillo debe ser acorde. A la vez, el corte debe dejar una superficie lo más lisa posible, por eso se deben evitar los cuchillos con serrucho. Los quesos más secos, que se desgranan con facilidad, se cortan con cuchillo tipo punzón, que consigue trozos pequeños e irregulares que dejan apreciar mejor el sabor. Los cuchillos con hoja perforada sirven para cortar quesos blandos o cremosos y semi-duros, evitando que se queden pegados. La hoja suele terminar en punta para que facilite marcar desde el centro del queso hasta el borde presionando suavemente. Así el corte queda perfectamente limpio y uniforme. 

SIEMPRE HAY QUE ATEMPERAR

Los quesos se guardan en la heladera pero es fundamental tener en cuenta que antes de consumirlos es preciso atemperarlos, esto es, llevarlos a temperatura ambiente. Sacarlo de la heladera con suficiente anticipación, porque solo así podremos apreciar la plenitud de su sabor y aroma.

DEGUSTACIONES

Siempre que hagamos una degustación de quesos debemos comenzar por los más suaves. Los quesos con carácter anulan a los demás. En cuanto a cómo acompañarlos, además del pan de diversas harinas, algunas frutas resultan buenas aliadas: las uvas por ejemplo. También lo son los frutos secos -nueces, almendras-. Los membrillos y las mermeladas caseras son otros complementos ideales.

SER CREADORES

Pablo Battro, maestro quesero de La Suerte desde su fundación, decía que la Argentina era un país copiador de quesos, lo cual él justificaba en un estadio inicial de la industria quesera pero no en estos tiempos, con capacidad técnica y una de las mejores leches del mundo. Desde los inicios trabajamos como creadores de quesos buscando no solo el crecimiento de La Suerte sino también contribuir a que la Argentina se posicione como un líder respetado en el mundo en materia quesera.

 

loader